Vistas desde Plutón

viernes, 8 de abril de 2016

Celebración menstrual

Recibí mi menarquia el 8 de abril de 1997.
Recuerdo que me desperté con un dolor en el bajo vientre que no me resultaba familiar, pero no esperaba lo que me iba a encontrar: mis blancas braguitas estaban cubiertas de una pasta granate.
Me horroricé, me asusté mucho, pues con 11 años recién cumplidos prácticamente no había oído hablar de la menstruación ni de lo que ésta suponía. Así que con los ojos llenos de lágrimas y con las bragas bajadas salí corriendo a buscar a mi padre (mi madre estaba trabajando) y me calmé un poco cuando él, muy tranquilo, me dijo que no pasaba nada, que me pusiera una compresa y que le dijera a la maestra cuando llegara al colegio que me había venido la regla.
Fue un día extraño. Como tenía permiso para salir al baño siempre que lo necesitara, cada media hora corría a investigar. Me llamaba la atención ver cuánto había manchado la compresa, era algo curioso. La cambiaba cada vez, así que gasté un buen montón de ellas.
Con los años la novedad pasó y mi relación con la menstruación se vio afectada por las opiniones ajenas, por la consideración de la sociedad, por las reacciones acusadoras y la vergüenza ante una posible mancha... así que mi curiosidad se volvió rechazo. La oculté con tampones, me anestesié con píldoras y la soportaba porque no tenía más remedio.
Hasta que la redescubrí. De eso hará más o menos seis años y, desde entonces, celebro este aniversario como si fuera el primero pues, como aquella niña, corro a ver cuánto se ha llenado mi copa menstrual con la curiosidad intacta.
Mi relación con mi menstruación se ha sanado y eso ha hecho que acepte una parte de mí importantísima, mágica y ancestral, mi esencia, mi poder.


Hoy, 19 años después, felicito a esa niña porque puede celebrar su coronación como reina del inframundo sin vergüenza ni tabúes.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Opina, ¡es gratis!